La Anemia Infantil

Es una condición que puede causarles cansancio, debilidad y mal humor, Aunque estos síntomas puedan causarle preocupación, la mayoría de los casos de anemia se tratan fácilmente. Te describimos los diferentes tipos de anemia, sus causas, síntomas y tratamientos.

¿Qué es la Anemia?

La anemia se da cuando no hay el número suficiente de glóbulos rojos o hemoglobina para transportar el oxígeno a las células del cuerpo. Las células requieren oxígeno para sobrevivir. Su niño puede sufrir de anemia si:

  • Su cuerpo no produce el número suficiente de glóbulos rojos.
  • Su cuerpo destruye o pierde (por medio de sangrado) un gran número de glóbulos rojos.
  • No hay una suficiente cantidad de hemoglobina en los glóbulos rojos.

Tipos de Anemia

La anemia por falta de hierro es la más común en los niños. Es causada por la falta de hierro en la dieta de los niños. El cuerpo necesita hierro para producir hemoglobina. Si hay poco hierro, habrá poca hemoglobina en los glóbulos rojos. Con frecuencia, los bebés que reciben leche de vaca a una temprana edad (menos de 1 año de edad) desarrollan anemia por que la leche de vaca tiene muy poco hierro. Además, es difícil para un bebé digerir la leche de vaca. La leche de vaca puede irritar los intestinos de un bebé y puede causar un sangrado leve. Este sangrado leve reduce el número de glóbulos rojos, y resultar en anemia.

Señales y síntomas de la Anemia:

  • Piel pálida, asimismo, la cubierta interna de los párpados y las uñas pueden verse menos rosa de lo normal.
  • Irritabilidad.
  • Leve debilidad.
  • Cansancio fácil.

Un recién nacido con anemia hemolítica puede sufrir de ictericia (ponerse amarillo). Sin embargo, muchos recién nacidos sufren de ictericia de forma leve y no sufren de anemia.

Los niños que carecen de hierro en sus dietas pueden ingerir cosas fuera de lo común, tal como hielo, tierra, plastilina y maicena. A este comportamiento se le llama “pica”. No es dañino al menos que su hijo ingiera algo tóxico, tal como pedazos de pintura de plomo. Usualmente este comportamiento desaparece conforme se trate la anemia y el niño crece.

Si su niño demuestra alguno de estos síntomas o señales, comuníquese con su pediatra. En la mayoría de los casos, una simple prueba de sangre puede diagnosticar la anemia.

Tratamiento para la anemia. Debido a que hay tantos diferentes tipos de anemia, es muy importante identificar la causa antes de empezar un tratamiento. No intente tratar a su niño con vitaminas, hierro u otra nutrición o medicamentos sin receta, a menos que lo recomiende su pediatra. Esto es de suma importancia debido a que estos tratamientos pueden ocultar la verdadera causa del problema, y como resultado, pueden retrasar un diagnóstico apropiado.

Si tiene anemia debido a la falta de hierro, su niño recibirá un medicamento con hierro. Para bebés, este medicamento está disponible en forma de gotas. Para niños, está disponible en jarabes. Su pediatra determinará por cuanto tiempo su niño tendrá que tomar el medicamento de hierro al hacerle exámenes de sangre periódicamente.

No deje de darle el medicamento a su niño hasta que su pediatra le indique hacerlo.

A continuación, unos consejos acerca del medicamento con hierro:

  • No tome hierro con leche. La leche impide la absorción del hierro.
  • La vitamina C aumenta la absorción del hierro. Se le sugiere que tome un vaso de jugo de naranja al tomar su dosis de hierro.
  • El hierro en forma de líquido, puede darle un color gris-negro a su dentadura. Haga que su niño lo ingiera rápidamente y que luego se enjuague con agua. Se le sugiere que le lave los dientes a su niño después de cada dosis de hierro. Las manchas en la dentadura, por causa del hierro, no da una apariencia saludable, pero no es permanente.
  • El hierro puede causar que las deposiciones sean de un color oscuro y negruzco. No se alarme con este cambio.

Cómo prevenir la Anemia

La anemia por falta de hierro y los otros tipos de anemias se pueden prevenir fácilmente. Asegúrese de que su niño tenga una dieta bien balanceada al seguir las siguientes sugerencias:

  • No le dé leche de vaca a su bebé hasta que tenga más de un año de edad.
  • Si usted le da de lactar a su niño, utilice alimentos con hierro adicional cuando empiece a darle alimentos sólidos, tal como el cereal. Antes de ingerir alimentos sólidos, el niño recibirá una cantidad suficiente de hierro al amamantar. Sin embargo, dándole de comer alimentos sólidos con poco hierro bajará la cantidad de hierro que recibe de la leche materna.
  • Si usted alimenta a su bebé a base de leche de fórmula, utilice leche de fórmula con hierro adicional.
  • Asegúrese de que sus niños mayores tengan una dieta bien balanceada con alimentos que contengan hierro. Muchos granos y cereales contienen hierro adicional (vea las etiquetas). Otras buenas fuentes de hierro incluyen la yema del huevo, carne roja, papas, tomates, espinaca,acelgas,cereales y pasas. Además, para aumentar el hierro en la dieta de su familia, utilice jugos con pulpa de frutas y cocine las papas con la piel.
Con el tratamiento adecuado, la anemia de su niño deberá mejorar rápidamente.

Artículos relacionados:

15. Meningococo

Infección bacteriana grave de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal, puede causar la muerte en 24 horas.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos dosis de la vacuna contra el meningococo para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: entre los 9 y 12 meses y entre los 12 y los 15 meses.

14. Polio

La polio es una enfermedad infecciosa incapacitante y potencialmente mortal causada por el poliovirus. El virus se propaga de una persona a otra y puede invadir el cerebro y la médula espinal de la persona infectada, causando parálisis.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba cuatro dosis de la vacuna contra la polio (también llamada IPV) para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: 2 meses, 4 meses, entre los 6 y los 18 meses y entre los 4 y los 6 años.

13. Tétanos

El tétanos es una enfermedad grave causada por una toxina (veneno) producida por bacterias que causa rigidez muscular dolorosa y cierre de la mandíbula, y puede ser mortal.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba cinco dosis de la vacuna DTaP para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: 2 meses, 4 meses, 6 meses, 15 a 18 meses y 4 a 6 años.

12. Gripe (Influenza)

La gripe o influenza es una enfermedad respiratoria causada por una infección de la nariz, la garganta y los pulmones con el virus de la gripe. La gripe puede afectar a las personas de diferentes maneras según su sistema inmunitario, su edad y su estado de salud. Todas las personas mayores de 6 meses de edad deben recibir una vacuna contra la gripe todos los años; protéjase y proteja a sus seres queridos.
Los médicos recomiendan que vacune a su hijo contra la gripe todos los años a partir de los 6 meses de edad. Algunos niños de entre 6 meses y 8 años de edad podrían necesitar de 2 dosis para obtener la mejor protección.

11. Hepatitis B

La hepatitis B se transmite a través de fluidos corporales y es particularmente peligrosa para los bebés, ya que muchas mamás con hepatitis B ni siquiera saben que están infectadas.

Los médicos recomiendan que su hijo reciba tres dosis de la vacuna contra la hepatitis B para obtener la mejor protección. Típicamente, su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: al nacer, cuando tenga entre 1 y 2 meses y a los 6 meses de edad.

10. Hepatitis A

La hepatitis A es una enfermedad hepática contagiosa y se transmite a través del contacto entre personas o por alimentos y agua contaminados.

 
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos dosis de la vacuna contra la hepatitis A para obtener la mejor protección. Su hijo debe recibir la primera dosis entre los 12 y los 23 meses de edad y la segunda dosis entre 6 y 18 meses después de la primera.

9. Rubéola

La rubéola es una enfermedad causada por un virus y se contagia a través de la tos y los estornudos. La infección es generalmente leve, con fiebre y sarpullido. Pero si una mujer embarazada se infecta, puede tener un aborto espontáneo, el bebé en gestación puede desarrollar defectos de nacimiento graves o puede morir poco después de nacer.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos dosis de la vacuna SPR para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: entre los 12 y 15 meses y entre los 4 y los 6 años.

8. Hib

La Hib (o, según su nombre oficial, Haemophilus influenzae tipo b) no es una enfermedad tan conocida como algunas de las otras, gracias a las vacunas. La Hib puede causar daños graves al sistema inmunitario de los niños y provocar daño cerebral, pérdida de audición o incluso la muerte.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba cuatro dosis de la vacuna contra la Hib para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: 2 meses, 4 meses, 6 meses y entre los 12 y los 15 meses.

7. Sarampión

El sarampión es muy contagioso y puede ser grave, en especial en los niños pequeños. Todos los que no estén protegidos corren riesgo, por lo que es importante asegurarse de tener al día las vacunas de su hijo a fin de minimizar el riesgo de entrar en contacto con un caso importado.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos dosis de la vacuna SPR para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: entre los 12 y 15 meses y entre los 4 y los 6 años.

6. Tos Convulsiva (Tos Ferina)

La tos convulsiva, o tos ferina, es una enfermedad sumamente contagiosa que puede ser mortal para los bebés. El nombre “convulsa” se debe a las convulsiones que provoca la fuerte tos y es especialmente peligrosa en los bebés que son muy pequeños para vacunarse. Las madres deben aplicarse la vacuna contra la tos convulsa mientras están embarazadas para dar cierta protección a sus bebés antes de nacer.
La vacuna DTaP ofrece protección contra la tos convulsa, la difteria y el tétanos. Los médicos recomiendan que su hijo reciba cinco dosis de la vacuna DTaP para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: 2 meses, 4 meses, 6 meses, 15 a 18 meses y 4 a 6 años.

5. Enfermedad Neumocócica

Esta enfermedad es causada por bacterias llamadas Streptococcus pneumoniae. Causa infecciones de oído, infecciones sinusales, neumonía e incluso meningitis, lo que la hace muy peligrosa para los niños. Los gérmenes pueden invadir partes del cuerpo, como el cerebro o la médula espinal, que normalmente están libres de gérmenes. Asegúrese de proteger a sus hijos de esta peligrosa enfermedad, vacunándolos.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba cuatro dosis de la vacuna antineumocócica conjugada (también llamada PCV13) para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: 2 meses, 4 meses, 6 meses y entre los 12 y los 15 meses.

4. Rotavirus

El rotavirus es contagioso y puede causar diarrea acuosa grave, a menudo con vómitos, fiebre y dolor abdominal, principalmente en los bebés y niños pequeños. Los niños podrían deshidratarse gravemente por la enfermedad y necesitar ser hospitalizados.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos o tres dosis de la vacuna (dependiendo de la marca) para obtener la mejor protección. Los bebés deben recibir la primera dosis a los 2 meses de edad. En el caso de ambas vacunas, los bebés reciben la segunda dosis a los 4 meses. Si reciben la vacuna RotaTeq, necesitarán una tercera dosis a los 6 meses.

3. Paperas

Las paperas causan la hinchazón de las mejillas y la mandíbula. Esto se debe a la inflamación de las glándulas salivales. Otros síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza y músculos y cansancio. Las paperas son una enfermedad contagiosa que no tiene tratamiento. La vacuna SPR los protege a usted y a su familia contra las paperas, el sarampión y la rubéola.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos dosis de la vacuna SPR para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: entre los 12 y 15 meses y entre los 4 y los 6 años.

2. Varicela

La varicela es una enfermedad que causa una erupción de ampollas con picazón y fiebre. La varicela puede ser grave e incluso potencialmente mortal, en especial en los bebés, adultos y personas con sistemas inmune débil. Hasta los niños sanos pueden enfermarse gravemente.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos dosis de la vacuna contra la varicela para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: entre los 12 y 15 meses y entre los 4 y los 6 años.

1. Difteria

La difteria es una enfermedad grave causada por una toxina (veneno) producida por bacterias. Forma una capa espesa en la parte posterior de la nariz o la garganta que puede causar dificultades para respirar o tragar y puede conducir a dificultades respiratorias, insuficiencia cardíaca, parálisis e incluso la muerte.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos dosis de la vacuna contra la varicela para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: entre los 12 y 15 meses y entre los 4 y los 6 años.