El Estreñimiento Infantil

Es un problema común en la niñez, veremos sus causas, síntomas y tratamientos, así como la forma de prevenirlo.

El patrón de evacuación varía de un niño a niño y lo que puede ser normal en su hijo puede no serlo en otro. La mayoría de los niños tienen 1 – 2 deposiciones diarias. Otros niños pueden pasar hasta más de 3 días hasta tener una deposición normal.

Los padres creen que su hijo está estreñido si no evacúa diariamente. Pero si se ve saludable, sus deposiciones son normales y no siente molestias o dolor al evacuar, éste podría ser su patrón normal de evacuación (estreñimiento fisiológico).

Los niños que sufren de estreñimiento tienen deposiciones duras, secas y difíciles de eliminar (estreñimiento patológico). Estas heces pueden ser diarias o menos frecuentes. Estar estreñido suele provocar molestias y dolor, por lo general se puede tratar y es algo temporal.

¿Qué causa el Estreñimiento?

El estreñimiento es ocasionado por diversas razones:

  • Dieta: Ciertos cambios en la alimentación del niño o el hecho de que no consuma suficiente fibra o líquidos pueden provocarle estreñimiento.
  • Enfermedad: Si su hijo está enfermo y pierde el apetito, el cambio de dieta puede perturbar su sistema digestivo y causarle estreñimiento.
  • Ciertos medicamentos como efecto secundario.
  • Condiciones médicas (tales como el hipotiroidismo o tiroides lenta).
  • Tendencia a controlar las ganas de evacuar. Su hijo podría controlar las ganas de evacuar por distintas razones.
  • Quizás se aguante las ganas de evacuar como una forma de mostrar independencia y control, lo que suele ser común entre los 2 -5 años de edad.
  • Probablemente lo haga porque no quiere hacer una pausa en el juego para ir al baño.
  • Un niño mayor puede aguantarse las ganas de evacuar cuando esté lejos de casa ya sea en un campamento o en la escuela porque se siente avergonzado o incómodo de usar un inodoro público.

Si el estreñimiento no se trata debidamente puede complicarse. Cuanto más tiempo pasen los excrementos en el Intestino, más grandes, firmes y secos se volverán, lo que hará que la evacuación sea difícil y dolorosa. Es posible que el niño retenga la materia fecal para evitar el dolor, creándose así un círculo vicioso.

¿Cuáles son los síntomas del Estreñimiento?

  • Pasan muchos días sin tener una deposición normal.
  • Excrementos duros y difíciles de evacuar, lo que provoca dolor Molestias abdominales (dolor de estómago, retortijones, náuseas).
  • Sangrado rectal debido a rasgaduras llamadas fisuras.
  • Falta de apetito.
  • Irritabilidad

Quizás también note que su hijo cruza las piernas, hace muecas, se estira, aprieta las nalgas o se contorsiona en el piso. Podría parecer que está tratando de expulsar los excrementos, cuando en realidad lo que está haciendo es retener la deposición.

¿Cómo se trata el Estreñimiento?

El estreñimiento se trata de diversas maneras. El Pediatra le recomendará un tratamiento basado en la edad de su hijo y la seriedad del problema. Si el caso es serio, es posible que sea necesario practicarle al niño exámenes de salud especiales, tal como una radiografía; aunque en la mayoría de los casos no es necesario realizarlos.

Tratamiento para bebés. El estreñimiento rara vez se presenta en lactantes. Este problema puede surgir cuando el bebé comienza a ingerir alimentos sólidos. En tal caso, el pediatra podría sugerirle que le añada.

¿Cómo se puede prevenir el Estreñimiento?

Los patrones de deposición de cada niño son diferentes. Por esta razón usted debe familiarizarse con los hábitos de su hijo. Esté pendiente del tamaño y la consistencia habitual de sus excrementos. Esto le ayudará a usted y al Pediatra a determinar cuándo está estreñido y qué tan severo es el problema. Si su hijo no tiene deposiciones normales cada dos o tres días o siente molestias al evacuar, tal vez necesite ayuda para adquirir buenos hábitos de evacuación. Usted puede…

  • Estimular a su hijo a que beba mucha agua y consuma más alimentos ricos en fibra.
  • Ayudarlo a establecer una rutina regular para ir al baño..
  • Estimularlo a que tenga una buena actividad física. El ejercicio combinado con una dieta balanceada brinda los fundamentos para una vida saludable y activa.

Recuerde

Si le preocupan los hábitos de evacuación de su hijo, hable con el Pediatra. Un simple cambio en la dieta del niño y ejercicio podrían ser la respuesta. De lo contrario, el Pediatra le sugerirá un plan adecuado para el niño.

Cómo obtener suficiente fibra en lo alimentación.

Estos cambios pueden hacer que el niño deje de tener las molestias abdominales debidas al estreñimiento.

Casos severos. Si su hijo padece de un caso severo de estreñimiento el Pediatra podría recetarle una medicina para ablandar o remover los excrementos. Nunca le dé a su hijo laxantes ni le ponga enemas a menos que el médico lo autorice. Los laxantes pueden ser peligrosos para los niños si no se administran apropiadamente. Una vez que el niño tenga deposición, el Pediatra podría sugerirle modos de ayuda para adquirir buenos hábitos de evacuación e Impedir que el niño vuelva a retener la materia fecal.

Artículos relacionados:

15. Meningococo

Infección bacteriana grave de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal, puede causar la muerte en 24 horas.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos dosis de la vacuna contra el meningococo para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: entre los 9 y 12 meses y entre los 12 y los 15 meses.

14. Polio

La polio es una enfermedad infecciosa incapacitante y potencialmente mortal causada por el poliovirus. El virus se propaga de una persona a otra y puede invadir el cerebro y la médula espinal de la persona infectada, causando parálisis.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba cuatro dosis de la vacuna contra la polio (también llamada IPV) para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: 2 meses, 4 meses, entre los 6 y los 18 meses y entre los 4 y los 6 años.

13. Tétanos

El tétanos es una enfermedad grave causada por una toxina (veneno) producida por bacterias que causa rigidez muscular dolorosa y cierre de la mandíbula, y puede ser mortal.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba cinco dosis de la vacuna DTaP para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: 2 meses, 4 meses, 6 meses, 15 a 18 meses y 4 a 6 años.

12. Gripe (Influenza)

La gripe o influenza es una enfermedad respiratoria causada por una infección de la nariz, la garganta y los pulmones con el virus de la gripe. La gripe puede afectar a las personas de diferentes maneras según su sistema inmunitario, su edad y su estado de salud. Todas las personas mayores de 6 meses de edad deben recibir una vacuna contra la gripe todos los años; protéjase y proteja a sus seres queridos.
Los médicos recomiendan que vacune a su hijo contra la gripe todos los años a partir de los 6 meses de edad. Algunos niños de entre 6 meses y 8 años de edad podrían necesitar de 2 dosis para obtener la mejor protección.

11. Hepatitis B

La hepatitis B se transmite a través de fluidos corporales y es particularmente peligrosa para los bebés, ya que muchas mamás con hepatitis B ni siquiera saben que están infectadas.

Los médicos recomiendan que su hijo reciba tres dosis de la vacuna contra la hepatitis B para obtener la mejor protección. Típicamente, su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: al nacer, cuando tenga entre 1 y 2 meses y a los 6 meses de edad.

10. Hepatitis A

La hepatitis A es una enfermedad hepática contagiosa y se transmite a través del contacto entre personas o por alimentos y agua contaminados.

 
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos dosis de la vacuna contra la hepatitis A para obtener la mejor protección. Su hijo debe recibir la primera dosis entre los 12 y los 23 meses de edad y la segunda dosis entre 6 y 18 meses después de la primera.

9. Rubéola

La rubéola es una enfermedad causada por un virus y se contagia a través de la tos y los estornudos. La infección es generalmente leve, con fiebre y sarpullido. Pero si una mujer embarazada se infecta, puede tener un aborto espontáneo, el bebé en gestación puede desarrollar defectos de nacimiento graves o puede morir poco después de nacer.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos dosis de la vacuna SPR para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: entre los 12 y 15 meses y entre los 4 y los 6 años.

8. Hib

La Hib (o, según su nombre oficial, Haemophilus influenzae tipo b) no es una enfermedad tan conocida como algunas de las otras, gracias a las vacunas. La Hib puede causar daños graves al sistema inmunitario de los niños y provocar daño cerebral, pérdida de audición o incluso la muerte.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba cuatro dosis de la vacuna contra la Hib para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: 2 meses, 4 meses, 6 meses y entre los 12 y los 15 meses.

7. Sarampión

El sarampión es muy contagioso y puede ser grave, en especial en los niños pequeños. Todos los que no estén protegidos corren riesgo, por lo que es importante asegurarse de tener al día las vacunas de su hijo a fin de minimizar el riesgo de entrar en contacto con un caso importado.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos dosis de la vacuna SPR para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: entre los 12 y 15 meses y entre los 4 y los 6 años.

6. Tos Convulsiva (Tos Ferina)

La tos convulsiva, o tos ferina, es una enfermedad sumamente contagiosa que puede ser mortal para los bebés. El nombre “convulsa” se debe a las convulsiones que provoca la fuerte tos y es especialmente peligrosa en los bebés que son muy pequeños para vacunarse. Las madres deben aplicarse la vacuna contra la tos convulsa mientras están embarazadas para dar cierta protección a sus bebés antes de nacer.
La vacuna DTaP ofrece protección contra la tos convulsa, la difteria y el tétanos. Los médicos recomiendan que su hijo reciba cinco dosis de la vacuna DTaP para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: 2 meses, 4 meses, 6 meses, 15 a 18 meses y 4 a 6 años.

5. Enfermedad Neumocócica

Esta enfermedad es causada por bacterias llamadas Streptococcus pneumoniae. Causa infecciones de oído, infecciones sinusales, neumonía e incluso meningitis, lo que la hace muy peligrosa para los niños. Los gérmenes pueden invadir partes del cuerpo, como el cerebro o la médula espinal, que normalmente están libres de gérmenes. Asegúrese de proteger a sus hijos de esta peligrosa enfermedad, vacunándolos.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba cuatro dosis de la vacuna antineumocócica conjugada (también llamada PCV13) para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: 2 meses, 4 meses, 6 meses y entre los 12 y los 15 meses.

4. Rotavirus

El rotavirus es contagioso y puede causar diarrea acuosa grave, a menudo con vómitos, fiebre y dolor abdominal, principalmente en los bebés y niños pequeños. Los niños podrían deshidratarse gravemente por la enfermedad y necesitar ser hospitalizados.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos o tres dosis de la vacuna (dependiendo de la marca) para obtener la mejor protección. Los bebés deben recibir la primera dosis a los 2 meses de edad. En el caso de ambas vacunas, los bebés reciben la segunda dosis a los 4 meses. Si reciben la vacuna RotaTeq, necesitarán una tercera dosis a los 6 meses.

3. Paperas

Las paperas causan la hinchazón de las mejillas y la mandíbula. Esto se debe a la inflamación de las glándulas salivales. Otros síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza y músculos y cansancio. Las paperas son una enfermedad contagiosa que no tiene tratamiento. La vacuna SPR los protege a usted y a su familia contra las paperas, el sarampión y la rubéola.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos dosis de la vacuna SPR para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: entre los 12 y 15 meses y entre los 4 y los 6 años.

2. Varicela

La varicela es una enfermedad que causa una erupción de ampollas con picazón y fiebre. La varicela puede ser grave e incluso potencialmente mortal, en especial en los bebés, adultos y personas con sistemas inmune débil. Hasta los niños sanos pueden enfermarse gravemente.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos dosis de la vacuna contra la varicela para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: entre los 12 y 15 meses y entre los 4 y los 6 años.

1. Difteria

La difteria es una enfermedad grave causada por una toxina (veneno) producida por bacterias. Forma una capa espesa en la parte posterior de la nariz o la garganta que puede causar dificultades para respirar o tragar y puede conducir a dificultades respiratorias, insuficiencia cardíaca, parálisis e incluso la muerte.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos dosis de la vacuna contra la varicela para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: entre los 12 y 15 meses y entre los 4 y los 6 años.