La natación es una excelente actividad física e ideal para este verano. Siga estos consejos de la American Academy of Pediatrics (AAP) para prevenir y proteger a sus niños del ahogamiento.

Seguridad en la Piscina

  • Nunca deje solo a un niño en el agua; la atenta supervisión por parte de un adulto responsable es la mejor forma de prevenir el ahogamiento en los niños.
  • Cuando los niños menores de 5 años están en el agua o en sus cercanías deben contar con un adulto al alcance y que sepa nadar.
  • Evite los auxiliares para nadar tales como flotadores. No son un substituto de los chalecos salvavidas y producen una falsa seguridad.
  • Los niños pueden caerse adentro si se recuestan en el lado blando de la piscina inflable.
  • Si no sabe dónde está su niño, búsquelo primero en la piscina.

Seguridad a bordo de Embarcaciones

  • Los niños deben usar chalecos salvavidas en todo momento. Los adultos deben usar chalecos salvavidas por su propia protección y para dar un buen ejemplo.
  • Asegúrese de que el chaleco salvavidas sea de la talla correcta de su hijo, no debe quedarle holgado y con todas las correas abrochadas.
  • Los flotadores tipo alitas, los juguetes, las balsas y los colchones de aire inflables no deben usarse como chalecos salvavidas ni como dispositivos flotantes individuales.
  • Se le debe advertir a los adolescentes y a los adultos de los peligros de navegar bajo la influencia del alcohol, drogas o incluso de algunos medicamentos recetados.

Natación en playas y mar abierto

  • Nunca nade solo. ¡Incluso los buenos nadadores necesitan de un compañero! Los niños de más corta edad deben ser supervisados muy de cerca mientras estén en el agua —use “supervisión de contacto”, para mantenerlos a una distancia de no más de la longitud de un brazo.
  • Asegúrese de que su hijo sepa que nunca debe sumergirse o hacer clavados en el agua, excepto cuando se lo permita un adulto que conozca la profundidad del agua y que haya  verificado que no hay objetos bajo el agua.
  • Nunca permita que su hijo nade en canales o en cualquier cauce de agua con movimiento rápido.
  • Cuidado con  las corrientes de resaca (también llamadas corrientes de retorno). Si queda atrapado en una corriente de ese tipo, nade paralelo a la costa hasta que escape de la corriente, y después nade de regreso a la costa.
  • En las playas, manténgase en las zonas designadas para nadar y donde el salvavidas o socorrista pueda verlo.
  • Busque refugio en caso de tormenta. Salga de inmediato del agua.

Leave a comment